cambiar de hábitos
CAMBIAR DE HÁBITOS

Este es el mayor problema al que se enfrentan mis clientas cuando quieren bajar peso y no saben cómo hacerlo de forma permanente. En los siguientes post, os traslado algunas ideas que creo pueden ayudar a conocer cómo trabaja nuestra mente, sabiendo que no se trata simplemente de ir a un especialista y que nos de una dieta a seguir, sino que tenemos que conocer cómo funcionamos para empezar el cambio desde la base, trabajando con nuestros pensamientos y sentimientos hacia la comida, de una forma consciente.

En nuestro día solemos hacer muchas cosas sin un pensamiento consciente. A base de repetir una acción, nuestro cerebro, la memoriza, repite vuelve a memorizar.. así nos es útil con un mínimo gasto de energía. Es como nos hacemos expertos en todo lo que practicamos mucho, hasta llegar hacer muchas cosas en piloto automático. Y esto, que es muy util en nuestra vida, se convierte en un problema cuando nos proponemos cambiar un hábito, cómo comer en exceso de forma inconsciente.

El secreto según los expertos, es crear un camino neuronal diferente que nos haga cambiar. Queremos ser buenos en los que nos beneficia pero no en lo que nos perjudica. El piloto automático requiere poca energía pero si queremos cambiar un mal hábito, ese cambio requiere mucha atención y energía, como cuando aprendemos a hacer algo nuevo.

Muchas veces lo que hacemos es decirnos “lo hago muy mal porqué como en exceso y no puedo cambiar” y de ahí derivamos a no soy buena, no tengo fuerza de voluntad. Pero esto no es así, nuestro cerebro simplemente está haciendo lo que debe hacer, ahorrarnos energía como sabe, trabajando en modo “piloto automático”

Cuando asociamos comer en exceso con placer, el desafío es mayor. Este placer, va a hacer trabajar a nuestro cerebro sin esfuerzo, pero no es que no tengamos fuerza de voluntad, es simplemente que nuestro cerebro de forma cognitiva, (siempre según los expertos en esta materia) no quiere cambiar. Quiere estar dentro de la zona de confort, donde todo es conocido porque eso nos mantiene a salvo, que es para lo que está diseñado también.

Cambiar, requiere estar alerta y emplear mucha energía para superar el miedo a lo desconocido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *