Hay estudios que demuestran que la felicidad afecta significativamente a la salud corporal y mental. Cuando estamos relajados, el cuerpo produce una liberación de endorfinas y alivia el estrés, también estos estudios se asocian con la reducción, riesgo y magnitud de las enfermedades cardiovasculares y respiratorias, diabetes, hipertensión, resfriados e infecciones respiratorias superiores.

Más allá de los beneficios para la salud, es un hecho que la vida a veces es difícil y mucha gente no se siente feliz, y toman soluciones a corto plazo que les hacen aliviar un estado de ánimo para sentirse mejor, como por ejemplo comer en exceso, que nos lleva a ganar peso que no queremos .

Es importante revisar cómo nos va interiormente para asegurarnos que nos estamos nutriendo bien tanto dentro como fuera del plato.

Debemos encontrar la forma de priorizar esta parte de alimentación interna poco a poco, con pequeñas cosas que traigan alegría a nuestra vida, y así podemos dejar de sentirnos identificados con factores externos relacionados con otra forma de entender la felicidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *